martes, abril 10, 2007

Sobre los espartanos

y sobre los valores perdidos

"Diferimos de nuestros enemigos por nuestros métodos y nuestra disciplina militar. Nuesto Estado está abierto a todos y nunca expulsamos a los extranjeros para impedir que el enemigo conozca nuestros secretos, pues no tenemos secretos y nuestra fuerza no reposa sobre laboriosos preparativos ni argucias militares, sino en el valor personal de nuestros ciudadanos en el campo de batalla. Nuestros aversarios, por el contrario, se preparan para el combate desde su más tierna juventud y soportan las pruebas más largas y penosas, pero no afrontan los peligros con más valor que nosotros, a quienes acusan de llevar una vida demasiado fácil. Preeferimos llevar al combate un valor innato antes que impuesto y preferimos lo que ellos llaman 'frivolidad' al rigor de su entrenamiento. Ellos nos reporta una ventaja: no tenemos que preocuparnos de los sufrimientos que soportaremos más tarde. Y, sin embargo, no mostramos menos valor ante el peligro que aquellos que no cesan de prepararse para él"
Publicar un comentario